sábado, 25 de junio de 2016

La nieta del señor Linh, Philippe Claudel (2005)

La poesía que nace de la resistencia





Con un prosa diáfana que corre mansa como un arroyo tranquilo, la nouvelle de Claudel nos sumerge en el punto de vista del señor Linh. Nunca tenemos precisiones espacio temporales, solamente las sensaciones de un anciano exiliado de su patria de arrozales a una ciudad de rascacielos y cemento que lo recibe como refugiado.

En el atardecer de esa vida se agolpa todo el dolor y la incomprensión de un mundo injusto. Imposible no pensar en Vietnam con los bellos nombres del protagonista Tao Lai Linh y la criatura nombrada en el título la pequeña Sang Diu (Mañana dulce).

Sin oponer resistencia aceptamos la nueva cotidianidad del señor Linh con su nieta en un refugio de la ciudad. Vamos mirando con sus ojos, sentimos sus miedos, nos sentimos perdidos en el laberinto y encontramos, como él, el hilo de Ariadna cuando conoce al señor Bark, un hombrón bueno que le brinda su confianza.

Así, hermanados por el dolor, la pérdida y la soledad, estos dos hombres no necesitan saber el idioma del otro para comunicarse. Se entienden, con miradas, con pequeños gestos. Se devuelven el sentimiento especial de ser importante para otro.

El final de la novuelle es impactante, inesperado. Nos exige revisar cada página en busca de respuestas y las vamos encontrando, claro que sí. Porque La nieta del seño Linh es una narración perfecta y delicada, sembrada de indicios para el lector cómplice.

Esta experiencia de lectura me llevó a revisar lo que escribí sobre la película Poetry y sobre otra novela extraordinaria Tres luces recomendadas las dos por Razón del gusto.


Primeras páginas aquí

viernes, 24 de junio de 2016

Poesía y Teatro en el CCC

La poesía no está muerta


Es cierto que la gente en general ya no lee poesía ni asiste a recitales de poesía. Para los desprevenidos la poesía está muerta y entonces la vida está escrita en una prosa gris.

Sin embargo, para los asiduos al Centro Cultural de la Cooperación (justo enfrente del difunto Teatro San Martín al que todos extrañamos tanto) la poesía esta viva, bien viva.

Con una programación espectacular consigue a través de propuestas teatrales de altísima calidad encarnar los versos de poetas muy conocidos y no tanto en la voz y el cuerpo de actores de renombre.

A continuación les acerco tres recomendaciones para sentir la poesía, en los oídos, en los ojos y en la piel. Pero sobre todo, en el corazón.

Compañero del Alma


Propuesta teatral, poética y musical, sobre la vida y obra del poeta Miguel Hernández, con dramaturgia  y dirección de Villanueva Cosse y Adriana Genta.


Con un gran elenco y gran despliegue escénico, asistimos emocionados hasta las lágrimas a la vida de Miguel Hernández, el pastor que se hizo poeta y cuya vida fue atravesada por la Guerra Civil Española. 
La vida derramada en poesía bucólica, amorosa, valiente. Un verdadero lujo de la cartelera porteña que ha recibido no solo los halagos de la crítica sino el agradecimiento y la emoción  de los espectadores que llenan los viernes y sábados la gran Sala Solidaridad del CCC.

Absorta y desnuda
Espectáculo de teatro y poesía a partir del universo de la escritora Leonor García Hernando.

Con dramaturgia de Leonor Manso e Ingrid Pelicori esta delicada obra cuenta con la actuación de Leonor Manso, Ingrid Pelicori, Muriel Santa Ana, Claudia Tomas y Walter Quiroz. La música en vivo de laúd es de Miguel de Olaso y la atinada dirección, deMariano  Dossena 

Este grupo de actores impresionantes se deja traspasar por la voz sensible, femenina y original de la poetisa tucumana Leonor García Hernando. 
El espectáculo es de una belleza y sensibilidad exquisita, etéreo e íntimo. Enorme en el talento desmesurado de los intérpretes y de los actores que encarnan cada palabra con su cuerpo, su voz y su respiración.


La casa canta


Espectáculo de Poesía, Danza y Teatro / Con Idea y Dirección de Isabelle Paez, Interpretado por Jose Luis Calbiño, Isabelle Paez, Fernando Suárez, Andrés José Moscato. 

Esta última, deslumbrante propuesta, entreteje el ritmo de la poesía contemporánea de Luis Luchi, Juano Villafañe y Carlos Aldazabal con el virtuosismo de la coreógrafa francesa Isabelle Paez. 

Músicos poetas, bailarina de palabras, percursionistas del verso libre.  Los intérpretes se adueñan de los versos y nos los devuelven recién nacidos.


Por si no lo sabían, entonces, cuando quieran asomarse a la poesía, pasen por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.