martes, 29 de agosto de 2017

Los huesos de Leticia Mazur

Danza en el  Recoleta

El bello espacio de la Capilla del Centro Cultural Recoleta hospeda un espectáculo de exquisito nivel internacional.

Los huesos, pieza coreográfica de Leticia Mazur, quien también integró el grupo de cinco bailarines en el estreno, pone en el centro del escenario el milagro de los cuerpos en movimiento. Los cuerpos, sin aditamentos, que han sido inspiración de la escultura clásica y de la iconografía religiosa de la pasión de Cristo, aquí nos devuelven esa fascinación por lo humano, ese misterio del cuerpo en tiempos de virtualidad.




Bellísima y apropiada la banda sonora y todos los sonidos del cuerpo. La iluminación permite que la luz cincele, como esculturas vivas y cinegéticas, esos cuerpos alienados por el trabajo, por la necesidad de aprobación, por la inseguridad y la desconfianza.

Los huesos, hermosamente, nos recuerda nuestra condición de exiliados del paraíso. Tan acertada la elección  de los bailarines-actores, con cuerpos reales, con cuerpos humanos. Tan precisos y estremecedores los momentos en los que la pieza nos hace reflexionar sobre nuestra identidad, nuestras formas de vincularnos, nuestra necesidad de libertad.

Ir a ver danza contemporánea es como contemplar esculturas, cuadros, famosas fotos admiradas de Mapplethorpe. Ideas abiertas que calan hondo. Arte en estado puro, sin narración ni explicación.

La entrega del grupo de bailarines y la eficacia de cada una de las energías nos sorprenden más aún que la perfección técnica. Por momentos me parecía estar viendo un grupo de los primeros humanos sobre la tierra; por momentos, prisioneros exclavizados en una cantera, en otras ocasiones hordas revolucionarias... Pero siempre, siempre, Ícaros en busca del sol.

No se pierdan Los huesos ni la variada y vanguardista programación del Recoleta. Vale la pena.


Sinopsis


Sustancia primera y final del cuerpo, los huesos pueden ser un punto ciego por donde espiarnos. Tanto la mirada que está en nuestras manos como la que está lejos de nuestros ojos, constituyen la noción de identidad. Cuando la observación minúscula y el elogio de la presencia parecen escabullirse, nos preguntamos cómo crear nuevas formas de vincularnos y de experimentar la libertad.


“El trabajo busca poner en evidencia cómo la cantidad infinita de hábitos en los que estamos envueltos diseñan nuestra noción de identidad, nuestra materialidad, nuestro modo de vincularnos, de imaginar, de desear y nuestra capacidad de experimentar la libertad. Investigamos modos de movimiento, organización espacial y vinculación que no respondan a lógicas descifrables. Como si se tratara de una hipótesis imaginaria de otras formas posibles de ser y estar en el mundo.” Leticia Mazur

Ficha artística-técnica:
Intérpretes: Lucas Cánepa, Ana D´Orta, María Kuhmichel, Valeria Licciardi y Gianluca Zonzini
Música: Patricio Lisandro Ortiz
Diseño de objeto e iluminación: Matías Sendón
Acompañantes del pensamiento: Fernanda Alarcón y Manuel Hermelo
Fotos: Ariel Feldman
Gráfica y teaser: Ian Kornfeld
Producción y asistencia de dirección: Laura Santos
Dirección: Leticia Mazur

Esta obra fue producida con el apoyo del Centro Cultural Recoleta

Días y horarios de funciones:
Jueves y viernes 21 h (hasta el 8 de septiembre)
Centro Cultural Recoleta, Junín 1930

Martes 7, 14, 21 y 28 de noviembre, 21 h
El Galpón de Guevara, Guevara 326.

Localidades $120 
 Duración: 70 minutos

Esta obra contiene escenas de desnudez

viernes, 25 de agosto de 2017

La cordillera, de Santiago Mitre

Una ficción de la ficción política



La cordillera (Argentina-Francia-España/2017). Dirección: Santiago Mitre. Elenco: Ricardo Darín, Dolores Fonzi, Erica Rivas, Christian Slater, Elena Anaya, Paulina García, Daniel Giménez Cacho, Gerardo Romano, Alfredo Castro y Rafael Alfaro. Guión: Santiago Mitre y Mariano Llinás. Fotografía: Javier Julia. Música: Alberto Iglesias. Edición: Nicolás Goldbart. Diseño de producción: Sebastián Orgambide. Distribuidora: Warner Bros. Duración: 114 minutos. Apta para mayores de 13 años.

La película argentina más esperada del año. Con un presupuesto, una producción y una publicidad inusual para el cine nacional. Sin dudas, La cordillera es una película que hay que ver, pero no esperen palabras de entusiasmo o de emoción en mis razones del gusto.

La cordillera es una película glacial, especulativa, distante. Al principio pensamos que estamos accediendo al backstage del poder, a la soledad del presidente con su comitiva en una reunión cumbre de presidentes de América que decidirán los destinos energéticos del continente, pero poco a poco vamos sintiendo que marchamos por el inseguro camino de la nieve, no hay nada firme ni leal debajo de cada uno de esos  rostros. En ese mundo nadie es amigo de nadie, la mentira se transforma en relato de lo conveniente.

Como siempre, Ricardo Darín está a la altura de la situación. Nos creemos, como los ciudadanos durante su campaña, que es un hombre de provincia, un hombre común que llegó a presidente y que le interesa el bien común. Pero más tarde empezamos a desconfiar. No hay lealtad con nadie, mucho menos con el público, que sale del cine con un corte a negro, rumeando esa ficción de la ficción de la política que mueve los hilos del planeta en épocas de la pos-verdad.



Santiago Mitre, con la colaboración de Mariano Llinás en el guión nos confirma con este trabajo que es un cineasta que tiene claro qué quiere contar, y lo cuenta con eficacia. Para mi gusto, son impactantes las actuaciones de Érica Rivas, la asistente del presidente, Gerardo Romano, su primer ministro y la bella, bellísima Dolores Fonzi, una de las caras más expresivas del cine argentino, la única hija del presidente Blanco, atravesada por la esquizofrenia del poder.

No le hagan caso a las críticas que la juzgaron tibiamente, La cordillera es un película que no puedo decir que simplemente me gustó, sino que me hizo pensar, me estremeció desde su fotografía, me interesó para seguir pensándola. Es una coproducción, pero orgullosos estamos de que pertenezca a nuestro Cine Nacional. Y por supuesto, hay que verla en el cine, no es común acceder en el cine a la mirada de dios.

El Mundo en mis zapatos, de Eloísa Tarruela y Brenda Fabregat

La cotidiana tragicomedia de ser mujer

“Una vez mi madre me dijo que la vida es como el punto atrás de la costura. Hay que tomar la aguja, ir hacia atrás de la tela y meterse en las profundidades. Bien al fondo para poder resurgir e ir para adelante”


Heroínas de nuestras propias historias, de tanto compadecernos de la suerte de las protagonistas de las novelas que leíamos  de chicas, a las mujeres nos encanta relatarnos, mirarnos desde afuera para entender quiénes somos.

Quienes vayan este sábado a ver esta preciosura, sentirán que se encontraron con una amiga querida, a la que no ven hace mucho tiempo, que les cuenta las peripecias de sus últimos años. Falta el mate o la copita de vino. Todo lo demás es ternura, risas, empatía, algunas lágrimas.

Porque Brenda, una actriz-bailarina talentosa, abre su corazón, sí señores... Nos interpela, nos aconseja, nos mira a los ojos y convierte en arte su propia vida junto a la alquimia de Eloísa Tarruella. Juntas logran que lo gris de la vida misma se transforme en magia, en la magia del teatro.

Yo fui con mi marido de hace 30 años y mi mejor amiga soltera. Los tres la disfrutamos por igual. Creo que cada uno vio reflejada algo de su propia vida. Es un error pensar que una obra como esta es un programa solo para mujeres; los varones agradecen la oportunidad de conocernos más.

¿Qué mejor plan para un sábado? Ir a pasear por Boedo, tan linda e iluminada, con sus restaurantes y cafés notables entre Independencia y San Juan y rematarla con El mundo en mis zapatos el espacio Pan y Arte, un teatro independiente lindísimo ubicado en el primer piso de una casona antigua.

Puro placer asegurado. No se la pierdan.



Todos los sábados a las 22.30 hs. 


El Mundo en mis zapatos

Nueva comedia inspirada en la vida de la protagonista, con dirección de Eloísa Tarruella



Dramaturgia: Brenda Fabregat y Eloísa Tarruella 
Intérprete: Brenda Fabregat
Dirección: Eloísa Tarruella 
Funciones: Sábados 22.30 hs

En  Pan y Arte
Boedo 880
Entradas $200 (Est. y Jubilados: $180) Trailer – Anticipo: https://www.youtube.com/watch?v=iyR3EgMJyk0&feature=youtu.be


El mundo en mis zapatos propone el cruce de diferentes géneros tales como el bio/drama, la comedia dramática y el comic stand up, con la búsqueda de recorrer la historia de Brenda Fabregat, la co/autora y protagonista del espectáculo. Una pieza que parte de hechos reales para abordar, con picardía y profundidad, los vaivenes del existir en un contexto particular: las victorias y los desconsuelos de una mujer de cuarenta años en pleno Siglo XXI. La historia de una mujer que hace de sus heridas una humorada casi cruel en el rumbo de reconstruirse.

Sinopsis: En vísperas de Navidad, Brenda prepara una cena solitaria. Su marido la dejó. Sus dos pequeños hijos pasarán esa noche con su padre. En plena crisis personal, ella transita distintos momentos de su vida. Los recuerdos afloran como en un rompecabezas: la frustración de la niña a la que le revelan que no puede ser bailarina por tener las caderas grandes; su primera frustración amorosa cuando su noviecito se enamora de su amiga; los eternos castings sin resultados; su tía paraguaya y los consejos sobre el amor; su propia maternidad en el oasis de una crisis de pareja; el encuentro y las redes sociales y su amistad con Juan, un compañero de trabajo en el bar donde es moza. Retroceder para avanzar. Volver y andar de nuevo.

“Este espectáculo tiene la particularidad de estar inspirado en la vida de su co/autora y protagonista, Brenda Fabregat. El proyecto surgió a partir de un diario personal que Brenda escribió en las redes sociales y que atrapó enteramente mi interés por el modo en el que ella iba transformando sus fracasos cotidianos en deleites humorísticos. Se trata de un bio/drama - término acuñado por la directora teatral Vivi Tellas - que inscribe el "retorno de lo real" en el campo de la representación. Ficción y realidad, lo público y lo privado se ponen en tensión recuperando la vida personal como experiencia única. Por momentos la dramaturgia se entrecruza con el comic stand up, la comedia física, y también se anima a ir a lo profundo del drama donde se aborda la tristeza como una parte más del recorrido existencial del ser humano. El personaje de Brenda se construye como un caleidoscopio a través de la mirada de los otros y de la propia, navega para indagar en su universo más íntimo”, declara Eloísa Tarruella

“Soy una bailarina y actriz que solía postergar el proyecto de una familia por mis inquietudes artísticas. Mis deseos en el terreno de lo profesional, siempre intensos, me parecían poco compatibles con las energías que implica armar un nido. Pero, un buen día, un flechazo del tamaño de Jupiter, enterró esos supuestos. Luego, arribé a una montaña rusa emocional: mi hija Avril tenía sólo un par de días de vida y su hermano Bruno, apenas un año y medio más. Me encontraba sola, en un pueblo llamado Carpintería, pegadito a Merlo, en la Provincia de San Luis. Mi relación de pareja se había resquebrajado por completo. Tenía dos únicas vías posibles: la depresión o la escritura catártica. Y elegí la segunda. Lo que empezó como una herramienta para salvarme la vida, se convirtió en arte. A los pocos meses fui convocada por Julio Parissi para formar parte del colectivo de humoristas llamado La Causa Gracia, que entre otras cosas logró convertir en Ley el Día del Humorista. Y en ese trayecto, recibí el llamado de Eloísa, quien me propuso armar un unipersonal. Como la admiro, acepté sin titubear. Y acá estamos, al borde de la esquizofrenia”, declara Brenda Fabregat

Ficha Técnica: Producción General: Eloísa Tarruella; Asistencia de Dirección: Micaela Albanese; Diseño de Luces y Spots promocionales: Patricia Batlle; Vestuario: Soledad Gaspari; Sonido: Lucho Corti; Escenografía:Mercedes Pérez; Fotografías: Trigo – Gerardi; Diseño Gráfico: Juan Francisco Reato; Operador de Luces: Víctor Chacón; Dirección: Eloísa Tarruella.

Prensa: Silvina Pizarro // Tels.: 66983515 // 1550448132 // info@silvinapizarro.com



martes, 22 de agosto de 2017

Yo no duermo la siesta, de Paula Marull

Saber contar


YO NO DUERMO LA SIESTA escrita y dirigida por Paula Marull es un viaje al territorio de la ternura, una hora de teatro en estado puro, acá nomás en el misterioso y único Espacio Callejón.

Paula Marull nos cuenta una historia a la hora de la siesta, en cualquier verano conocido. Imposible no sentirnos capturados por ese ambiente tan cercano, y a la vez perdido. Gente buena, que se olvida de la magia y dos nenas traviesas que se encargan de despertar la voluntad dormida de los mayores con un poco de agua, de tierra, de música, de ilusión.

"Yo no duermo la siesta", proclama Natalí, la más despierta hada, que con su varita mágica llega a la conciencia de cada uno y al corazón del espectador. Algo se va colando dentro de nosotros, algo chiquito y cálido, hasta meterse justo ahí donde empieza el llanto quieto, ése atado a la ternura y a la nostalgia.

Una obra exquisita, disfrutable, con ese realismo mágico argentino al que nos tienen acostumbrados las hermanas Marull.

En su tercera temporada y con las localidades agotadas, háganse el tiempo para ir a ver esta obra hermosa, con un texto perfecto y actuaciones entrañables.



Una historia atravesada por ese territorio que excede lo geográfico y tiene siempre su propio paisaje, que es la infancia.



Obra ganadora de la 4ta Edición del Premio Artei a la Producción de Teatro Independiente

Mención Honorífica de El Fondo Nacional de las Artes en el Concurso Obras de Teatro Inéditas 2012



Actúan: Mauro Álvarez, Agustina Cabo/Laura Grandinetti, Sandra Grandinetti, Luciana Grasso, María Marull y Marcelo Pozzi

Escenografía: Alicia Leloutre y José Escobar

Iluminación: Matías Sendón

Vestuario: Jam Monti

Foto y diseño gráfico: Natalia Milazzo

Fotografías de escena: Sebastián Arpesella

Sonido: Micaela Vilanova

Coreografía y colaboración creativa: Silvia Gómez Giusto

Prensa y difusión: Carolina Alfonso

Asistente general: Lara Todeschini y Javier Torres Dowdall

Supervisión dramatúrgica: Javier Daulte

Dramaturgia y dirección: Paula Marull



Funciones: miércoles 21 hs. 

Duración: 65 minutos


Espacio Callejón

Humahuaca 3759

Teléfono: 4862-1167

Reservas y compra de entradas: www.alternativateatral.com

Valor de la entrada: $200 / $ 180 (descuentos a estudiantes y jubilados).

Venta anticipada: 2 x $ 360.

domingo, 20 de agosto de 2017

Lila Downs, en el Gran Rex

La Gran Hembra Latinoamericana


La Frida de la música, la Chavela rediviva, la revolucionaria mexicana... ella se para fuerte en el escenario, nos toma de las pestañas y nos lleva a su Oxaca entrañable, la que eligió con su orgullo de mestiza de gringo e india.

En sus dos funciones en Buenos Aires presentó algunas canciones de su último album "Salón Lágrimas y Deseo" y, por supuesto, muchas otras de su consagrado repertorio combinado con la recreación de boleros y rancheras de la época de oro del cine mexicano. Los ritmos se van sucediendo y uno quisiera poder levantarse de la butaca a bailar. 

                               
Pero Lila no se queda con lo colorístico o  folcklórico. Junto a su esposo, el director de la banda y saxofonista, y los magos sonidistas logran un sonido que yo no recuerdo haber disfrutado antes en mi mínima experiencia de este tipo. Uno se siente sumergido en la música, allá en el pullman, como un privilegiado. Lila con su impresionante voz de infinitos matices, el acordeón, la trompeta, los violines, la batería, la variedad de instrumentos de percusión nos pasean por la geografía de México, lindo y querido.


¡Ay, qué hermosas horas pasamos allí! ¡Ay, qué ganas de volver a México me dejó este recital!
¡Ay que contenida me sentí, qué expresada en su visión del mundo!
Porque lo más fuerte y original es el diálogo entre las letras y los  videos que nos hacen perderle el miedo a la muerte, que nos hacen pensar en las injusticias, en las disigualdades de género... que nos hacen sentir orgullosas de ser mujeres, orgullosos de haber nacido en esta Latinoamérica fecunda que los demás tienen razones para envidiar.


Generosa, profesional, mágica... tenemos Lila Downs para rato. No se la pierdan la próxima vez que venga por acá. 

Bonus track: link a algunos temas por si no conocen a esta enorme artista mexicana:

Envidia

Urge


miércoles, 16 de agosto de 2017

Teresa está liebre, en el Camarín de las Musas

Un resplandor en la oscuridad

"El cuerpo es una usina recalentada debajo de la piel, 
y por fuera,
el enfermo resplandece, brilla,
con todos sus poros,
expandidos, 
semejantes a un paisaje de Van Gogh
al mediodía."





TERESA ESTÁ LIEBRE... Teresa nos espera en su ático abigarrado de objetos y de pasado. Hay que subir una escalerita empinada para encontrarnos con la penumbra y con la luz.
Teresa prepara té y nos convida a entrar a su mundo. Nos mira a los ojos y nos estruja el alma, imposible apartarse de esa mirada de agua y sol.
Es siempre Teresa, es siempre su excesiva lucidez, su misticismo, su obsesión, su dolor.
En su monólogo nos narra su historia llena de elipsis, de fueras de campo, de desamparo. Su historia llena de redundancias, de pasadizos, de acumulaciones imposibles.
Su historia de desesperante soledad.
Hay luz que enceguece y oscuridades impenetrables. Hay un santo al que aferrarse cuando ya no está la mano de papá. Hay miedo.

Teresa está encandilada como una liebre, desaforada como una liebre, suave y vulnerable como una liebre... 
En su mundo custiodado por enfermeras-cucarachas y médicos que dictaminan lo que está bien y lo que está mal, Teresa extraña demasiado a su amiga Conejo, la que se fue antes dejando hilos rojos y perfume a sangre. La que le enseñó que el cuerpo no sólo pare dolor sino también felicidad.
Algo se está quemando en la cabeza-ático de Teresa, pero es dulce y nos envuelve, se mete por nuestras narices. Ella no puede parar de pensar, de pensar, de pensar...




Y así salimos nosotros de esta obra única, milagro del teatro, concebida por el amor de cinco mujeres. Salimos sin palabras, un poco de nuestro corazón se queda ahí acompañando a Teresa y otro poco de mente y corazón sigue rumiando la obra durante toda la semana. Hasta que sale esto que se parece un poco a una de mis razones del gusto pero que sobre todo es una recomendación.

No pueden perderse por nada del mundo Teresa está liebre, no verán nada igual en la cartelera porteña... Con esa consistencia de los cuentos de Samanta Schewblin y de los mejores momentos de las películas de Yorgos Lanthimos (Canino, Langosta)... ¡pero a la vez tan distinta! Con ese parecido a la poesía de Artaud que conoció los laberintos de la locura.
Ya desde que entran a la sala quedarán subyugados por la escenografía que reproduce el mundo interior de la protagonista.
Felicitaciones por el texto y por la dirección, por la iluminación y el sonido, pero por sobre todo gracias por la entrega descomunal de Florencia Naftulewicz. Una actriz subyugante y perturbadora, una gema, única por su belleza, su voz llena de vibraciones, su trabajo corporal.

Felicitaciones a estas mujeres artistas (Jimena, Florencia, Fernanda, Pilar, Sharon) que lograron una obra artística de las dimensiones de un paisaje de Van Gogh... incomparable, inolvidable.



Dramaturgia: Jimena Gonzalez y Florencia Naftulewicz


Dirección: Pilar Boyle y Sharon Luscher




Actúan: Florencia Naftulewicz y Fernanda Rodríguez

Sonido en vivo: Mariano Asseff

Diseño de escenografía: Teresa está Liebre

Realización escenográfica: Jackie Ferreira, Jair Bellante y Mariano Asseff

Diseño y realización de iluminación: Leandro Crocco

Diseño de sonido y diseño gráfico: Mariano Asseff

Fotografía: Agostina Gladiali

Prensa y difusión: Carolina Alfonso

Asistencia: Luca Capobianco







FUNCIONES: VIERNES 21 HS. DESDE OCTUBRE


Duración: 65 minutos.




EL CAMARÍN DE LAS MUSAS

Mario Bravo 960. Reservas: 4862-0655


Entradas: $ 200 y $ 150 (estudiantes y jubilados con acreditación).

Menores de 30 y Club La Nación 2x1

jueves, 10 de agosto de 2017

Hermanas de Carol López con dirección de María Figueras

La importancia de la dirección

Anoche fuimos con mi amiga Eri al Camarín de las Musas, donde el teatro es una fiesta, a ver esta obra completamente seducidas por su título. Las dos tenemos dos hermanas y sabemos muy bien lo que es formar ese vínculo de tres mujeres nacidas de una misma madre.
Me pregunto... ¿qué relación humana puede tener más conflictos y matices que ése? Ni el Génesis con su historia de Caín y Abel puede superar la infinita variedad de emociones que caben en ese número mágico. ¿Cómo olvidarnos de "Hannah y sus hermanas" de Woody Allen o de "Tres hermanas" de A. Chejov?

Pero nos llevamos una sorpresa: ese reencuentro de las tres hermanas (Inés, Irene e Ivonne) en la casa paterna, en realidad, es un encuentro con la vida y con la muerte. Pero, sobre todo es el regreso al lugar en el que ellas son ellas mismas, nunca más verdaderas que allí.

La comedia de la catalana Carol López tiene un ritmo alucinante, ironía, ternura, profundas reflexiones,  pero ese hermoso texto no nos hubiera producido el mismo efecto sin la precisa, creativa y personal dirección de María Figueras. Ella logra traducir a "nuestro idioma" esta obra española. Sentimos que eso está pasando aquí y ahora. Y para las espectadoras mujeres, pienso que la impresión es más profunda, porque a través de la risa o la emoción hacemos catarsis de tantos momentos vividos en nuestra propia y personal "obra dramática" representada en el Gran Teatro del Mundo. Aquí donde nos tocó ser hijas, hermanas, esposas, madres, novias, amantes... Imposible no identificarse en algún momento con alguna de esas mujeres o con todas.


Felicitaciones a las cuatro maravillosas actrices y a los dos actores que aportan valiosos momentos a la obra. Sin ellos (los hombres presentes y ausentes en escena), ellas no hubieran podido desplegar todo su inmenso abanico de estados de ánimo.

Una obra más sobre la familia en los tiempos modernos. Podrá ser imperfecta, estar rota y magullada, pero aún sigue siendo la célula social que nos da sentido de pertenencia y nos ampara del individualismo y la soledad.

Cuando se rompan todos los vasos en la casa, saquemos como Isabel, las tazas del juego de té de la abuela y brindemos, porque mientras estamos vivos, hay mucho para festejar.

No se pierdan "Hermanas", un excelente plan para un viernes a la noche.


Viernes 23 h

El Camarín de las musas, Mario Bravo 960 

Localidades: $250

Entradas a través de www.elcamarindelasmusas.com


Ficha artística-técnica:

Actúan: Julia Catalá (Inés), Tamara Kiper (Irene), Florencia Di Paolo (Ivonne), Elena Petraglia (Isabel), José Escobar (Alex), Nicolás Romeo (Iván) 
Diseño Gráfico: Estudiopapier
Escenografía: Franco Battista Vestuario: Ana Nieves Ventura
Diseño de movimiento y colaboración artística: Juan Branca
Diseño de Iluminación: Matías Sendón
Prensa: Marisol Cambre 
Producción ejecutiva: Brenda Schraier 
Asistencia de Dirección: Cecilia Milsztein 
Dirección: María Figueras

domingo, 6 de agosto de 2017

Próximo, de Claudio Tolcachir

El amor como guardarrail



¿Qué sucede en el cuerpo cuando el afecto sucede siempre lejos, más allá de nuestros límites? ¿Podemos amar sin olernos, sin conocer la piel?




Próximo, el estreno de Claudio Tolcachir, es una obra intimista para dos personajes. Aunque todo el tiempo los actores están juntos en escena, el espectador comprende que viven en hemisferios diferentes. Esa paradoja profundiza el dolor por el hiato, por lo incompleto, por lo intermediado.

Aquí no hay, como pudiéramos imaginar, videos ni proyecciones como en tantas puestas contemporáneas. Un texto sólido, actuaciones descollantes y un poco de precisa utilería (dos teléfonos celulares y dos notebooks apagadas pero abiertas) son recursos suficientes para que nos demos cuenta de que esos dos desconocidos se han elegido para abrirse tal como son, con sus miedos, con sus frustraciones, con su necesidad de ser escuchados.


Con una dramaturgia impecable, los diálogos llenos de ternura y verdad nos enseñan el alma de dos adultos jóvenes que comparten el día a día de sus vidas a través de Skype y de WhatsApp... Desde despertarse a la mañana con una diferencia horaria de ocho horas, a contarse los pequeños pormenores de sus vidas solitarias y tan diferentes...

Ante nosotros van sucediendo los días, los meses, las estaciones. Desde el principio sabemos que se trata de una relación amorosa comenzada en Internet. Elián y Pablo se gustan, se miran con deseo, pero en esos intensos meses de comunicación virtual, ante la imposibilidad de acariciar sus cuerpos, han explorado sus almas. Hay empatía y aceptación. Van conociéndose a partir de lo que cada uno deja ver. Quizás no entiendan mucho las circunstancias que los rodean, pero están ahí, esperándose.

Hubiera sido más fácil hablar de las trampas de las relaciones virtuales y del amor líquido, pero en este caso Tolcachir pone en escena una historia creíble de amor posible, y en esa posibilidad hay esperanza, y esa esperanza se agradece en estos tiempos de pesimismo e individualismo feroz. Esa esperanza en el ser humano es un manifiesto.

El escenario, en el que el espacio de los dos planos es intercambiable, está atravesado por un camino, al fondo se ve la columna de luz y los guardarrails. ¿Quizás como signo o símbolo de que el amor es necesario para que no descarrilemos en las sinuosas curvas del camino de la vida?


Vayan al nuevo TIMBRe 4, con su hermoso barcito, con su impactante y enorme sala. Próximo es una obra entrañable y muy disfrutable. Por su texto y por las actuaciones maravillosas de Santi Marín y de Lautaro Perotti, quienes durante 70 minutos, nos hacen creer que estamos espiando la vida: momentos tristes, inciertos, bizarros, alegres, desesperados... ¡Saldrán como yo enamorados de la vida, emocionados y agradecidos al teatro!

¡Reserven con anticipación porque se agotan las localidades!




Sábado 20.30 h y domingo 19.30 h
A partir del 11 de agosto: viernes 23 h
TIMBRe4, México 3554 
Localidades $280
Entradas a través de www.timbre4.com
Duración: 70 minutos
Hasta el 5 de noviembre