sábado, 15 de junio de 2013

Daniel Glüzmann y la fuente de los deseos

"Bocetos de un sueño"*



Toda obra de arte nace de un sueño o de un deseo. Yo he visto la voluntad de plasmar esas imágenes recurrentes de la mente en el lienzo en blanco, yo soy testigo de que una tela insignificante se transforma en algo bello y necesario. 
Esa rara alquimia se produce en mi casa, entre mate y mate, entre canastos de ropa para colgar o para doblar. Yo soy feliz  cuando llega el momento y Daniel se encierra en el taller, primero boceta y después pinta, cada vez con colores más brillantes, esa realidad que está dentro de su cabeza.

Roma rojo shocking

Dos veces en la vida pudimos ir juntos a la Fontana de Trevi, la primera vez fue de día y en invierno y tiramos las monedas. La segunda vez era de noche, y nos perdimos en las calles viejas y oscuras de la ciudad eterna. Fue el ruido del agua el que nos indicó el camino. Y llegamos allí, a la fuente iluminada. No estábamos solos como Marcello y Anita sino rodeados de cientos de personas que llegaron emocionados a la fuente del amor. Y esa vez volvimos a tirar la monedas. 
Ahora entiendo que esa vez sellamos el milagro, que la fuente eterna se quedó dentro nuestro y para siempre y que cada vez que miro los cuadros de Daniel vuelvo allá.

La Fontana di Trevi

Desde esta semana hasta el 31 de julio, en el precioso Espacio de Arte de Osde en La Plata, los que quieran pueden llegar a la fuente de la dolce vita y adentrarse en la sugestión de  este momento único de la filmografía de Fellini que juega con las imágenes del pintor en esta bella instalación.




A continuación el texto del catálogo escrito por la curadora de la muestra, la licenciada en Artes Marcela Paravano y,  por  supuesto, algunas de las obras:
                                                                            
 La estrategia de partida para la elaboración de esta serie de obras es la apropiación de la  secuencia cinematográfica del film La dolce vita de Federico Fellini. Precisamente en la inmersión- encuentro de  Sylvia  y Marcello en la  paradigmática Fontana de Trevi, fuente de los deseos, de la ilusión, observamos  la pareja  verdad- ficción. Ficción dentro de la ficción, metalenguaje de lógicas simultáneas, somos invitados a transitar  la sin razón, lo onírico  del  instante donde la fuente suspende su cascada y nos despierta del encantamiento.

Roma en mi piel

 Glüzmann, merodeador  compulsivo de esa fina línea sondea la escena, la desglosa, la desarma en sus componentes sígnicos y nos entrega  a la observación para que nosotros definamos en cuál de los mundos deseamos estar. El deseo es el motor, deseo que comienza en la acumulación de bocetos previos en su cuaderno, donde deja los rastros de ese deambular vagabundo donde el impulso expresionista por momentos es controlado como en Desayuno en Atalaya, No mientas más o El enigma de Apple por la presencia  surrealista  y  luego  liberado como en Roma rojo shocking.

Cuaderno de bocetos

 Aquí nuevamente  el guiño cinéfilo y la gestualidad que dan rienda suelta a ese perfil germano, incandescente que cada vez  es más notable.  Materia cargada, color  azul,  rojo, vibraciones de lo extremo, pasionales argumentos, tan  pasionales como la  pareja ficción-real. La verdad  puede ser expresada por diferentes lenguajes; al final, aflora, como una mujer que emerge de las aguas y nos participa de su baño purificador. 


La nave va

  Figurativo y profundamente conceptual, sus obras  invitan al espectador  desprevenido a una lectura  nada estetizante, por lo contrario, lo demasiado estetizante, característica de nuestra cultura visual, es desarticulado en sus aspectos más cruentos. Esta  condición del  arte como verdad,  en los términos que Heidegger   expresa como develar viendo, preparan para un recorrido no lineal sino en profundidad. 

The distance of the dreams

     Globalización, tecnologías, collages, realidades  virtuales, mundos divididos,  mundos velados, la emocionalidad de las formas, son nudos temáticos por los que transcurre su lenguaje pictórico, desarrollado  coherentemente  en esta trama de signos que nos convocan.

Hombres, columnas y manzanas

         “Blue thought” es quizá, la expresión máxima de ese momento. Dejemos que el agua, presente en todas las obras de esta muestra, nos conduzca a la inmersión en la no- lógica de un mundo donde la intuición es un gatito blanco  en nuestras manos.

Blue thought



El enigma de apple

Bocetos de un sueño, Daniel Glüzmann
Del 13 de junio al 31 de julio de 2013


Lucía a través de los espejos


ESPACIO DE ARTE
FUNDACIÓN OSDE
50 Nº 925 5º Piso
La Plata

Entrada libre y gratuita
Lunes a viernes de 9:00 a 18:00

*Todas las fotografías de esta entrada pertenecen a Marcelo Solís, excepto  Lucía a través de los espejos, que pertenece a la autora del blog.

11 comentarios:

  1. Quien diría que alguna vez iba a formar parte de este prestigioso blog, que compartis con tanta gente... Gracias por dedicarme este espacio tan preciado con tus palabras y el texto de Marcela.
    Volvemos a tirar monedas en la fontana?

    ResponderEliminar
  2. Excelente entrada. Y super acertado el texto de Marcela Paravano.
    Felicitaciones y nucho éxito!

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosas son las obras de Daniel!!
    Me encanta el motivo- esa escena tan paradigmática, esos actores, la belleza descomunal de Anita-, los rojos y azules (dos de mis colores favoritos) tan intensos, la composición de cada obra...

    También es hermosa tu presentación, el arte vivido como una experiencia cotidiana y compartida, "entre mate y mate, entre canastos de ropa para colgar o para doblar"...

    Felicitaciones al artista y un abrazo para su gran compañera :)

    (no sé si podré ir hasta La Plata, pero quién te dice...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Betina por lo que decis y también es cierto lo que cuenta Eleonora, la trastienda, el "behind the scene" de todo esto...

      Eliminar
  4. ¡Gracias, Betina! ¡Qué bueno que te hayan gustado los cuadros de Daniel, a vos que sos una especialista en el mirar, con tan buen gusto! Gracias de verdad.
    No importa si no podés ir, es realmente lejos, pero lo bueno es que podamos compartir lo que nos gusta por este medio. Y por supuesto cuando exponga en Buenos Aires te aviso!

    ResponderEliminar
  5. Olga Martín Vázquez20 de junio de 2013, 9:53

    ¡Qué sensualidad!
    Besos desde Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Olga, un verdadero placer que pasees por este espacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Gracias ! es una excelente entrada y muy buena presentación de mi obra!

    ResponderEliminar
  7. hoy volví a releer la crónica y me gustó más que la primera vez. Gracias!

    ResponderEliminar