viernes, 30 de septiembre de 2016

La revoluta, de Diego de Miguel

Un trabajo magistral en el Viejo Almacén Obrero


“Todos los grandes hechos y personajes de la historia se repiten, por así decirlo, dos veces: (…) la primera vez como tragedia, la segunda como farsa”.

 Karl Marx, El 18 de brumario de L. Bonaparte.




Vale la pena para los platenses y los que no lo son, reservar entradas un sábado a las 20 horas en el Viejo Almacén Obrero de La Plata (13 y 71) para asistir a un verdadero festejo del teatro independiente.

La revoluta, con dramaturgia y dirección de Diego de Miguel, es un engranaje perfecto,  una farsa que nos conecta con las razones y sinrazones de nuestra historia y nos enfrenta a nuestras propias contradicciones.

La revoluta es más que una obra, es una experiencia teatral. Comienza cuando debemos bajar por una escalerita de madera empinada al sótano claustrofóbico del Viejo Almacén Obrero devenido en la sala más apta para esta obra, porque de repente nos hallamos como los personajes, en ese sótano en el que un grupo clandestino está esperando la llegada de su General desde el exilio para tomar el poder. ¿Cómo no pensar en la década del 70, entonces? Sin embargo, el General, como Godot se hará esperar. 
Los apagones que nos dejan indefensos ante tanta oscuridad, la iluminación precisa, la escenografía justa, el lirismo de la música, van marcando los saltos temporales, los momentos en esta pieza que funciona como espejo deformado de una historia conocida. 


El texto impecable, plagado de ironía y paralelismos con la historia del siglo XX apela a la sensibilidad y a la inteligencia del espectador, pero también al corazón. Este texto preciso encuentra en las voces y los gestos de los cinco actores la amplificación que necesita.

A los que vayan a ver esta obra les sorprenderá encontrar tanto talento actoral, tanta magia, tanta calidad en un teatro independiente  de la capital de la Provincia. Como yo, no podrán más que irse agradecidos y maravillados de que el teatro esté más vivo que nunca, y no en una sala de la calle Corrientes sino en un Centro Cultural espectacular, movido por la pura pasión por el teatro que en estos meses está festejando de la mejor manera posible, con esta pieza exquisita, sus 20 años.

Para Diego de Miguel,  Vasco Andicoechea, Negro Cogo, Edgardo Desimone, Juan Felipe Hernandorena, Niem Nitai y Julieta Sargentoni, mis más sinceras felicitaciones.

Nos se la pierdan.




ELENCO: Vasco Andicoechea, Negro Cogo, Edgardo Desimone, Juan Felipe Hernandorena y Niem Nitai. ILUMINACIÓN: Negro Cogo. ESCENOGRAFÍA y VESTUARIO: Julieta Sargentoni. DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: Diego de Miguel.

Sinopsis: En algún momento de la década de 1970, una logia clandestina planea tomar el poder. Su arma secreta: una máquina indestructible y un General en el exilio. Pero cuando la revoluta va a comenzar, una tragedia desencadena la farsa.

SÁBADOS 20 hs. - VIEJO ALMACÉN EL OBRERO, 13 y 71.
Reservas únicamente por teléfono al 451-9497, de lunes a viernes, de 15 a 19 hs. Espectáculo no recomendado para personas con movilidad reducida.

5 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Felicitaciones Diego!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Teatro para volver a casa a estudiar e investigar.
    Año 2050. Una pampa distópica.
    Una cuidada redacción, llena de símbolos complejos, anzuelos, sembrados sin azar, que te pescan al pasar de los diálogos, construyendo la intriga. La obra comienza en el programa impreso. Corre el año que “Los límites del crecimiento” pronostica como colapso de la capacidad de carga del planeta. Numerosos protagonistas se hacen presente en el diálogo. Pinturas como la última vaca antes de la extinción, el anaranjado y el verde como horizontes, una relación de uso, materialista, práctica, entre madre e hijo. Un debilucho que, a pesar de eso, no se contagia de los cadáveres apestados. Populismo, abandono, éxodo. Música y acentos del caluroso litoral paranaense, insertados en lo que fuera un frío Sur bonaerense; más y más símbolos que pasan fugaces.
    En los campos cerca de “El Perdido” Est. José A. Guisasola, localidad argentina, del partido de Coronel Dorrego, en la provincia de Buenos Aires, nace el arroyo “El Perdido”, baja como arroyo y, haciendo gala de su nombre, se pierde en varias etapas de su recorrido, para terminar en una laguna llamada “Blanca”, hoy, “La Carlota”.
    En esos campos se sitúa la Obra “El Perdido” de Diego de Miguel. Ganadora del Concurso de Dramaturgia del CPTI, 2015.
    ELENCO: Mauricio Serrano y Adriana Sosa. ILUMINACIÓN: Claudio Cogo. VESTUARIO: Julieta Sargentoni. ESCENOGRAFÍA y OBJETOS: Paula Alonso y Sol Santacá. DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: Diego de Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis por tu comentario que completa y mejora mi humilde reseña de "La revoluta".

      Eliminar
    2. ...todo lo contrario, tu nota fue tan acertada, que en lugar de escribir una, cité la tuya.

      Eliminar
  3. ¡Se viene la ultima función de la Revoluta!

    ResponderEliminar