miércoles, 3 de diciembre de 2014

Lluvia en Auvers, Vincent Van Gogh

Encuentro con Vincent


My life is cold, and dark, and dreary; 
It rains,and the wind is never weary; 
My thoughts still cling to the mouldering past, 
But the hopes of youth fall thick in the blast, 
And the days are dark and dreary.
H. W. Longfellow



El miércoles pasado llegué a Cardiff al mediodía, el día completamente gris y helado era propicio para conocer el Museo Nacional de Arte de Gales, a pocas cuadras del hotel.


Me sorprendió encontrar una colección tan importante de pintores impresionistas. Allí hay varios hermosos Renoir, Monet, pero lo inesperado fue encontrarme con esta pintura para mí desconocida de Vincent: Lluvia en Auvers.

detalle

Sobre uno de los paisajes conocidos del pintor, la lluvia oblicua rasga la tela con toda la demencial pasión de los últimos días del artista.  En mayo de 1890 Van Gogh se mudó de Arles, en Provenza hasta el pueblo de Auvers-sur-Oise, al norte de París. Allí entre el 17 de junio y 27 de julio  Van Gogh pintó trece cuadros sobre el paisaje que lo rodeaba. 
En su última carta a Theo Vincent expresaba " Estoy bastante absorto en la contemplación de la inmensa llanura con campos de trigo que contrasta con las colinas; los campos sin límites como un mar, amarillo delicado, delicado verde suave, el delicado violeta de la tierra cavada y desmalezada". 

detalle

Su tratamiento de la lluvia como trazos diagonales pueda relacionarse con el grabado "Puente de madera en la lluvia" del artista japonés Hiroshigue, que Van Gogh había copiado en 1887. 



El ambiente recuerda uno de los poemas favoritos de Van Gogh,  El día lluvioso de Longfellow:  'Mi vida es fría, oscura, y triste/ Llueve, y el viento nunca se cansa .../ En cada vida un poco de lluvia debe caer/ algunos días deben ser oscuros y lúgubres. '


En la pintura de Van Gogh, la muerte como un pájaro negro sobrevuela los campos y las casas.  Unos días después de pintar este cuadro, el 29 de julio de 1890,  Vincent acabó con su vida. Quizás por eso sea tan intensa la emoción que comunica, una lluvia fría que cala los huesos, que es rasguño rabioso sobre los plácidos trigales amarillos de la vida.

detalle

3 comentarios:

  1. es verdad, no es muy conocida y eso que soy fan... la lluvia impresiona y pareciera cortar la tela.....

    ResponderEliminar
  2. Yo no conocía esta obra, y sí la tela parece cortada por la lluvia. Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto dolor y cuánta belleza... Me alegra que lo hayas disfrutado.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar