viernes, 21 de julio de 2017

Vuelo nocturno, de Nicolás Herzog

La leyenda de Saint-Exupéry y las princesitas argentinas



"Había aterrizado en el campo, y no sabía en lo absoluto que viviría un cuento de hadas. Este viejo Ford en el cual andaba no ofrecía nada en lo particular, ni este casero tranquilo que me había recibido.
-Lo alojaremos por la noche...
Pero a la vuelta del camino, al claro de la luna, se observa un conjunto de árboles y detrás de esos árboles, esa casa. ¡Qué extraña casa! Achaparrada, maciza, casi una ciudadela. Castillo de leyenda que ofrecía, desde el porche franqueado, un refugio tan apacible, tan seguro y tan protegido como un monasterio.
Entonces, aparecieron dos muchachas. Ellas me examinaron seriamente, como dos jueces enviadas a las puertas de un reino prohibido. La más joven hizo una mueca y golpeó el piso con una vara de madera verde, luego, se hicieron las presentaciones y me tendieron la mano sin decir palabra con una apariencia de desafío curioso. Luego desaparecieron.
Yo estaba divertido y también encantado. Todo eso era simple, silencioso y furtivo, como la primera palabra de un secreto"

Tierra de hombres, Antoine de Saint- Exupéry, Capítulo V, "Oasis"



Cuenta la leyenda que el Principito no es originario de Lyon, y que ni siquiera vino de un asteroide espacial: el Principito es argentino. La historia sobre los viajes de Antoine de Saint-Exupéry para abrir la ruta más inhóspita de la Patagonia argentina no ha sido contada muchas veces a pesar de su épica. Con una mezcla de investigación rigurosa y de sensibilidad personal, este documental aborda la historia y el mito que rodean el momento en que, a causa de un aterrizaje forzoso en Concordia, el escritor conoce a la familia Fuchs y a sus dos hijas: "las princesitas”. La serie de grabaciones que Saint-Exupéry le envió a Jean Renoir para una película que nunca llegaron a filmar sirven de puntapié para reconstruir a estos personajes. Domadoras de serpientes y de zorritos salvajes demasiado listas y sensibles para su edad, en ellas, aseguran los concordienses, está inspirado el héroe de la novela más famosa del francés. 


Todo esta anécdota increíble está narrada en el capítulo V de Tierra de hombres. 
El documental de Nicolás Herzog nos acompaña inteligentemente en esa curiosidad que nos despierta como espectadores. Va conjugando fragmentos en off de Tierra de hombres,  material de archivo, la voz del propio Saint- Exupéry, las bellas imágenas del documental "Oasis", entrevistas a parientes o vecinos de Concordia. Pero también va a buscar del otro lado del mar, para saber quién era el hombre detrás del escritor.
Yo no sabía nada del castillo San Carlos de Concordia ni de esta experiencia de Saint Exupéry que le inspiró "El Principito", el libro más editado en el mundo después de la Biblia. Es muy enternecedor percibir el impacto cultural que la estadía de esos 15 meses vividos allí por el escritor. El director logra captar esa impronta en las carrozas de carnaval, en los espectáculos en las ruinas del castillo (hoy museo), en los cuentos a los niños, en el orgullo de los concordienses que atesoran esa leyenda.

"Vuelo nocturno" se centra en la historia de uno de esos encuentros poderosos que cambian para siempre la vida de las personas. Un joven aviador francés aterriza de urgencia, por una avería de su pequeño avión en la llanura de una tierra desconocida y encuentra un insólito castillo y unas princesas que le hablan en su idioma y le explican que para domar zorros solo se necesita paciencia. Eso sí fue encontrar el oasis en el medio del desierto.


El documental podrá verse en el cine del Centro Cultural Recoleta los domingos 6, 13, 20 y 27 de agosto a las 19 horas. No se lo pierdan. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario