domingo, 15 de abril de 2012

"Un método peligroso" de David Cronenberg

 
La historia íntima de los descubridores del planeta inconsciente

Para Berta, con quien me gusta charlar de cine, de psicología y de la vida



Fui a ver "Un método peligroso" con demasiadas expectativas, porque es la última película de Cronenberg, porque trata sobre la primera etapa de Jung, uno de los pensadores del siglo XX que más admiro, porque Viggo (mi amado Aragorn) protagoniza a Sigmund Freud. Ya el cartel publicitario me sorprendió con el genial parecido de Michael Fassbender y Viggo Mortensen con Jung y Freud respectivamente. 
Pero admito que ese entusiasmo previo no es el mejor estado para ver una película, uno ya parte de recuerdos, de experiencias pasadas y tiende a comparar, perdiendo de vista a la obra en sí misma. ¿A qué me estoy refiriendo? A que si lo que esperan es ver una película del estilo de "Pacto de amor", "Crash" o "Promesas del Este", es posible que salgan del cine decepcionados. Esta es una película austera, de más diálogo que acción, de un tratamiento frío y distanciado, de una rigurosa reconstrucción histórica. Lo que es muy "Cronenberg" es la historia en sí misma, una historia en la que el celo profesional y la pasión amorosa transgreden los límites éticos. 




Salí del cine con miles de dudas y sentimientos encontrados. Tuve el privilegio de ir a ver la película con Berta, mi suegra que es psicóloga. La primera reacción de las dos fue el desconcierto y durante la cena pude preguntarle a Berta muchas dudas acerca de los procedimientos del psicoanálisis: el tema de la transferencia, la curación de una paciente esquizofrénica o histérica con rasgos esquizoides que logró llegar a ser una científica muy exitosa y formar una familia. Con los días encontré mucha información sobre Sabina Spielrein. Jung, a los 29 años, estaba en pleno estudio del método de la asociación de palabras cuando recibió a una paciente rusa de 18 años, en el Hospital Psiquiátrico Burghozli. Esta joven culta, perteneciente a una familia de buena posición, que había pasado por varias enfermedades físicas y severos trastornos psíquicos fue enviada por sus padres a Zurich en 1904 con la esperanza de salvarle la vida que estaba en serio riesgo.

La internación fue breve, en algunos meses Sabina fue dada de alta y se inscribió en la Facultad de Medicina. El tratamiento de Jung, basado en el método de Freud, "the talking cure", parecía dar sus frutos de manera rápida y eficaz.
La intensa correspondencia entre Jung y Freud da cuenta de este caso, frases como ésta:
"una paciente traidora que le había sacado hacía años de una grave crisis y que ahora le pagaba así, porque él le había negado el placer de darle un hijo", probablemente habrán motivado a Cronenberg, no me cabe la menor duda. De hecho, las cartas tienen mucha importancia en la película.

Cronenberg adapta la obra teatral "The Talking Cure" de Christopher Hampton (2002), que a su vez  se basa en la novela histórica "A Most Dangerous Method", de John Kerr (1993).

Freud como supervisor de Jung en largas sesiones de 13 horas, la interpretación de los sueños que se hacen uno al otro, la admiración, los celos, la obsesión de Freud por la sexualidad en todas sus investigaciones en tiempos de represión sexual, el desprecio de Freud por las heterogéneas búsquedas del joven médico suizo, la lógica separación... Toda esa rica y compleja relación entre los dos científicos que se animaron a explorar el territorio más desconocido hasta principios del siglo XX: el planeta inexplorado del inconsciente humano.
Una película para hacernos preguntas. Muchas preguntas.




7 comentarios:

  1. Sinceramente me gustó tu nota y tu interés por las teorias de Jung, y por Freud.Me encanta verte tan entusiasmada y te felicito modestamente por tus hermosas notas.Y...agradezco semejante homenaje a mi persona.Es claro,seguiremos charlando sobre peliculas,raramente para mi,libros y música.Si,seguiremos en la onda de charlar y celebrar el desarrollo de tus hijos y mis nietos con el apoy incondicional de Dani.Berta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Berta!¿Viste que ahora se graban bien los comentarios?
      Te mando un abrazo grande y anda buscando que podemos ir a ver al Cinema Paradiso.

      Eliminar
  2. Muy "tokeable" esta peli para trabajar el tema de las ciencias humanas, en este caso, la psicología y el tema del método. Alguien que ha contribuido mucho en Argentina sobre el debate acerca de la psicología y si es o no una ciencia ha sido Gregorio Klimovsky. Observaciones muy interesante. Alguno de tus comentarios de blog será objeto de estudio en alguna de mis clases de tok!!! TE quierooooo!! Y no te preocupes, mantendré tu pseudónimo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miss Georgie!
      Sí es una película muy controversial, muy interesante para debatir. En cuanto a mi seudónimo, no es un secreto, es simplemente un lindo nombre que elegí para escribir.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Querida Eleonora, la lista de películas para ver que me va inspirando tu blog, crece sin remedio. Un abrazo grande.
    Sandra

    ResponderEliminar
  4. Muy buena crítica Eleonora, usted escribe con fundamento y en cada entrada, en poco espacio incluye información interesante . aprendo mucho con sus crónicas... felicitaciones nuevamente !

    ResponderEliminar
  5. Vi dos veces los avances de esta peli en el cine y mi intuición hizo que no la eligiera... No me dio nada de ganas de verla ¡Con todo lo que me gusta Cronenberg! He escuchado cómo la Laura fanática de este director discutía con la intuitiva y, como siempre, esta última le ganaba a la racional. Ahora, después de leer tu entrada, entiendo que la intuitiva casi siempre tiene razón...

    ResponderEliminar