viernes, 6 de enero de 2012

Hadewijch o Entre la fe y la pasión (Francia 2009), de Bruno Dumont


Alan Pauls y su Primer Plano por I. Sat…

Miércoles de la última semana de diciembre. Son las 22 horas y ya  estoy lista, “arrellanada en mi sillón favorito”, con el control remoto en la mano. Mi pulgar aprieta veloz la flecha que va dejando atrás infinitas posibilidades de aburrimiento.  Otra vez, nada para ver, me digo. No hay esperanza, nada estimulante, hasta que, de pronto, me encuentro con él. Él, cada vez más canoso y más interesante, él que no me mira, porque no mira a la cámara, pero desde su silloncito "snob-sensual" en el medio de la ciudad me seduce con la promesa de una rara película francesa, y yo le creo, porque desde que leí “El pasado” me he dejado seducir por este dandy de la cultura.

Ya las primeras imágenes de “Hadewijch” me atrapan: una chica atraviesa un bosque, ensimismada. Imposible no comparar con “Rosetta” y recordar la persecutoria cámara de los hermanos Dardenne. Y es que Céline, como Rosetta, son muy intensas. Tanta intensidad asusta. Céline es una novicia y está enamorada, de Dios. La madre superiora asustada la devuelve al mundo y el mundo es París, una casona demasiado grande, unos padres demasiado importantes y ausentes. Céline con todo ese insensato amor que desborda por sus poros conoce a un joven musulmán. Ella es apabullantemente abierta e inocente, ella es virgen.  Ella se deja llevar por las calles parisinas, en moto, por supuesto, pero que quede claro: Céline no puede amar a ningún hombre porque ama a Dios. El joven la entiende y la lleva al encuentro de su hermano, un apasionado religioso musulmán fundamentalista. Como Céline, la religión para él es todo o nada.
Termina la película y sigue en mi cabeza. Recurro a la red de redes, me dejo perder en sus recovecos y descubro una clave que no me diste, Alan, la descubrí solita… ¿Sabés quién fue Hadewijch de Amberes? Una mística y poeta apasionada del siglo XIII, que con otras monjas flamencas formaron el perseguido grupo de las beguinas. Supe también que recientemente se han editado las poesías de Hadewijch, la que se valió del código de la poesía del amor cortés para hablar de la herida y desborde de amor.  


Bruno Dumont, ayudado por el trabajo sensible de la joven actriz Julie Sokolowski,  logra materializar la fragilidad y contundencia de este desborde de pasión y acercarnos al abismo del sentimiento místico. Para algunos , puro delirio; para otros, fanatismo; para mí, en esta película,  es la expresión del deseo de lo absoluto en estado puro.

4 comentarios:

  1. Qué loco y utópico desear lo "absoluto en estado puro", ¿no? pero qué propósito más noble a la vez.
    Eleonora, me diste ganas de ver la peli (así saco a las chicas de la Cofradía de sus películas pochocleras)y eso es ya un logro en este verano en el que Cuevana me atrapó , casi me abdujo de la sociedad.
    Me encantó la visión, tu visión de la película.
    Seguí seguí seguí.

    ResponderEliminar
  2. personalmente la película no me gustó, me aburrió y no le vi ni entendí el sentido.
    Lo que si me gustó, ya que de gusto se trata no? son tus palabras hablando de la película ya que Tenés la virtud de darle sentido a todo.

    ResponderEliminar
  3. Ni loca me la pierdo... Ya la estoy buscando en Internet, Lili! Tus recomendaciones son casi órdenes! Me queda flotando tu última frase... lindísima...
    Cuando la vea, prometo volver por aquí para dejar mis impresiones... Por otra parte, agradezco y me llena de orgullo tu link a mi "Rosetta"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te va sorprender cuánto tiene esta película de esa intensidad sobrecogedora que transmite "Rosetta" y cómo no iba a enlazarla con tu comentario?

      Eliminar